El valor de años de experiencia profesional en dirección de empresas es un activo no siempre fácil de detectar, pero sí muy sencillo de implementar. Sólo hay que apreciarlo y crear un canal para transferirlo, como formación o como management de seguimiento.

Numbers And FinanceLos directivos senior altamente cualificados que dejan sus puestos al frente de empresas y que tienen una trayectoria ejemplar llena de logros no exhiben los laureles de su curriculum al apagar sus biografías. Simplemente, porque al acabar sus ciclos laborales dejan su vinculación con las actividades en las que han destacado. Sus tarjetas de visitas dejan de circular, sus conexiones personales y con el sector en el que han trabajado pasan a otro nivel, sus cualificaciones entonces se vuelven invisibles.

Sin embargo, los profesionales senior, especialmente en el momento de romper por edad con su actividad laboral, pueden desempeñar papeles muy importantes como formadores para la excelencia en empresas que echan a andar y a las que les falta, precisamente éso, experiencia, además están en las mejores condiciones para aportar una perspectiva de los negocios como no enseña ningún manual, la que está en el ADN de un directivo curtido en mil batallas.

 

Pero ¿cómo conseguir esa experiencia y ponerla nuevamente en juego? Veamos cinco maneras de hacerse con la ‘inteligencia’ empresarial de un directivo senior y hacerla entrar nuevamente en valor para forjar excelencia en una nueva empresa. Todo, antes de que desconecte por ley de vida con sus valores, con sus capacidades, conexiones personales y profesionales y con los recursos que conoce:

– Gestión estratégica. Los gestores de una empresa que se estrena pueden decir a dónde quieren llegar, cómo quieren verse tras un año de actividad, pero, hasta que ese momento llegue, hay que crear un plan estratégico, fabricar toda una serie de pasos, implementarlos, y saber corregir el rumbo día a día.

.

Articulo-11-607x348

Una estrategia empresarial no se basa en tocar con la misma actividad dos puntos temporales, ni siquiera en conquistar el futuro, hay que saber cómo reorientar las acciones o cuando hay que cesar un desarrollo o cerrar una línea o evitar suministrar a un cliente. La experiencia, en la estrategia, es un grado.

– Gestión de la fuerza laboral. Elegir la colaboración de un directivo senior con trayectoria laboral en empresas de gestión de personal para servicios externos representa una oportunidad inestimable para monitorizar los recursos propios de la empresa novel en este campo.

Hablamos de experiencia destacada en movilidad de personal, en la gestión de equipos y su relación con flotas y distribución, tal vez el capital más difícil de concertar y de orientar a la eficacia para un mismo nivel de excelencia.

– Gestión de la fuerza de ventas. La fuerza comercial de una empresa, los vendedores y agentes de zona proyectan la acción de ventas de productos y servicios. Saber cualificar, saber organizar, recibir un buen feedback de lo que pasa en la calle para reaccionar a tiempo y gestionar las ventas por todos los canales es un arte para el que hay que estar bien dotado. Con la perspectiva, con el conocimiento previo, con la experiencia de un directivo gestor de vendedores todo es más sencillo.

– Gestión del marketing. Un gestor senior con experiencia capacitado en técnicas de marketing ayudará a elaborar campañas orientadas sobre productos, en tiempo y en oportunidad. Campañas que podrá haber puesto en marcha en otras empresas, que funcionan y para las que contará con experiencia demostrada. Una forma de apostar sobre seguro y para optimizar los recursos y hacer llegar lejos la comercialización de productos y servicios.

Career_ladder_0Un gestor senior en excedencia por edad pero no para la excelencia, en empresas que empiezan o las que quieren tocar techo para romperlo.